Un Saltillense con Sazón del Mar

Qué tal estimados amigos con el gusto de siempre los saludo, el personaje que hoy les voy a comentar, trata de un hombre ejemplar en el desarrollo comercial de nuestra ciudad, específicamente en el ramo de la gastronomía. El nace el 16 de Marzo de 1960 en el estado de Tamaulipas, pero viene a radicar a nuestra ciudad siendo apenas un joven de 17 años, por lo que se considera totalmente Saltillense, por el hecho de haber vivido más de la mitad de su vida en nuestra ciudad. Ingeniero Agrónomo de profesión y comerciante del ramo restaurantero por convicción, me refiero a José Alberto de Hoyos Dávila.

Por necesidad de estudiar lo que más le atraía para desempeñarse en su vida, eligió a la Universidad Agraria Antonio Narro como su academia de formación y fue precisamente ahí, donde pasa los mejores momentos de su vida, recuerdos inolvidables de sus maestros que lo dotaron de los conocimientos que en ese momento despertaba su más grande pasión, el Campo, sueño inculcado por su padre ya que de él toma la sabia del amor por la tierra y del trato para conseguir sus frutos.

Hace 30 años que egresó de su alma mater y aún continúa unido a su generación de compañeros, donde precisamente este fin de semana se están organizando las festividades de su aniversario, acudirán compañeros que hoy desarrollan esta bella profesión y que están diseminados en diferentes partes de nuestra república, ejerciendo algunos de ellos desde trincheras muy importantes en este ramo; tanto en el sector público como en el privado. De aquellos amigos recuerda las virtudes que los significaban por sus cualidades, algunos se mostraban en el ramo deportivo ya que fueron jugadores sobresalientes en el FutbolAmericano, otros brillaron por sus alcances en el aprovechamiento académico y otros aparte de ser buenos estudiantes,por ser integrantes de su admirada Rondalla de Saltillo, donde nunca faltó la bohemia de calidad, pero también la de invertir noches de desvelo al estudio junto a sus compañeros, motivo que le dejó grandes satisfacciones por los lazos de amistad que se crearon, el comenta que sólo el que vivió ese entorno; sabe del gran valor de aquellos momentos inolvidables.

La dimensión de nuestro personaje radica en comentarles una historia de éxito digna de contarse, hombre forjado a base de trabajo y perseverancia. Para que lo ubiquen estimados amigos, me refiero al creador del concepto restaurantero “Las Escolleras” de nuestra ciudad.Jose Alberto de Hoyos Davila - Las Escolleras

Este negocio que nace en el año de 1985 en un lugar sumamente modesto, ahí frente al Santuario de nuestra señora de Guadalupe, en donde Pepe de Hoyos, como lo conocen sus amigos, servía cocteles y tostadas de ceviche de pescado, receta que le aprendió a sus tíos Héctor Morales y Luis Ramos de Sabinas, Coahuila, que como buenos pescadores también buenos cocineros. Dato significativo en la construcción de este sueño fue la facilidad de conocer los lugares idóneos para conseguir marisco fresco, en donde se trasladaba cada fin de semana en su Caribe VW a comprar el producto a San Fernando Tamaulipas y así tratar de colocarlo a crédito en los pequeños expendios de nuestra ciudad como también de particulares, la demanda se fue incrementando a base de tocar puertas y es así como empieza a tejer esta historia de vida, se asoma el progreso y con ello la necesidad de buscar un lugar más amplio que le permitiera atender a su clientela.

Fue así, como abren las puertas de este negocio en las calles de Coss y Abasolo, una mañana de octubre del año 1989, era un lugar muy reducido que compartía con un taller de bicicletas y que al retirarse su vecino de renta, se da la oportunidad de ampliarse, habría que pensar en grande y con ello darle variedad a su menú, el atribuye que esto no hubiera sido posible si no es con el apoyo de su familia, fundamentalmente de sus hermanos y su cuñado. Nada fue fácil, habría que demostrar calidad en el servicio, pero sobre todo, en los productos. Manos a la obra y a trabajar se ha dicho, contrata los servicios de dos cocineras que hasta la fecha permanecen en su equipo de colaboradores, las señoras Flor Estela Vázquez y Modesta Ponce, así también otras que se integraron posteriormente y quienes son las que le ponen el sabor al caldo, pero siempre bajo su dirección, el platillo referente de este negocio es la Sopa de Mariscos, platillo estelar en su menú que como toda receta de éxito se conserva como un secreto de alta cocina.

Un libro que le ha marcado su vida, es quizá uno muy pequeño en tamaño, pero gigante es su contenido, “El vendedor más grande del mundo” de Og Mandino, me comenta que es su consejero de cabecera, que le ha dado métodos para transitar por el mundo del comercio, pero sin duda, el hecho de haber sido forjado dentro de una familia sumamente creyente por ambos padres y a quienes debe la herencia de su fervor hacia a la Virgencita de Guadalupe y a quien considera la palanca de todos sus logros, motivo por el cual año con año, acuda a la peregrinación que se hace en su honor,sin duda que estamos hablando de un hombre sumamente creyente y agradecido con Dios.

La clave del éxito la sustenta en la buena calidad de sus productos y en su frescura, además de cuidar la inclusión de buenas marcas en su sazón, dice que; el tratar de economizar las recetas a veces resulta contraproducente. Otro producto creado por él y que es sumamente conocido por la afición beisbolera, es el chicharrón de pescado, producto que ha sido un plus en la marca de su negocio.

El Ingeniero de Hoyos le da mucho crédito a la sazón de sus cocineras y a la sensibilidad que le imprimen a sus recetas, donde expresa que mucho tiene que ver la mano, pero sobre todo el corazón, por lo que se refiere que una cocina sin amores una cocina sin sabor.

Hombre de familia que pondera este concepto como el valor más importante en su vida, donde también se refiere a su querido Saltillo como una ciudad progresista con gente de bien que le apuesta al avance, y comenta que el respeto entre ciudadanos es una de las llaves que nos darán la confianza que todos deseamos.

Por todo esto amigos, honor a quien honor merece, reconocemos a este Personaje de nuestra ciudad como un referente de que el trabajo y la perseverancia son elementos fundamentales para crear una historia de éxito. Ingeniero José Alberto de Hoyos Dávila.

Currículum

Trabajó en COPLAMAR en el Municipio de Cuatrociénegas.

Fue administrador del rancho El Indio en san Fernando, Tamaulipas dedicado a la cría de ganado porcino.

Actualmente ha crecido su cadena a tres negocios más, lo que ha hecho una marca conocida en nuestra ciudad.

Ha sido capacitado en algunos diplomados por algunos chefs de prestigio nacional.