Un Aperitivo antes de Comer – Historias de un Buitre de la Narro

En cierta ocasión que veníamos en el fábricas,  así le llamabamos al camión o ruta que nos llevaba a la escuéla, que por cierto era gratuito para los estudiantes de la Narro, pero no así para los ciudadanos comunes o ejidatarios que vivían en los diferentes poblados que estaban antes de llegar a la Narro.

     Dicho bus terminaba su recorrido en el ejido Buenavista o tambien llamado el “ranchito”  asi lo nombrabamos con cariño porque se encontraba inmediato a la Narro. Por lo general ahí vivían un gran número de personas que laboraban en esta institución… también ahí o sea en el ranchito, había una tiendita,(little store) que cuando estaba cerrado el comedor del internado, por lo general ya de noche, nos ibamos los BUITRES a cenar algo de urgencia para el estomago,  me refiero a los famosos lonches de DON POMPO; señor bondadoso que le guardo mucho cariño y  bonitos recuerdos, sobre todo de pelón (novice), ya  que dejenme contarles que  en cierta ocasión, los veteranos me golpearon y me pusieron a lavar ropa… pasaron las horas lentas y  me alcanzó la noche, no había probado ningun alimento durante el transcurso del día y como jamás cargaba dinero cuando iba a la Narro (porque nos lo podrían quitar y el bus era gratis)… por lo que, sin dinero y hambre; no tuve más remedio que quitarme la  pena y la vergüenza.

    Le hablé de una manera sincera de mi problema…El buen hombre, me obsequió un lonche (burger), cosa que se lo agradecí y seguiré agradeciéndocelo durante toda mi vida… Dios me lo guarde si actualmente vive y si no, Dios lo tenga en su gloria.

    Pasando a recuerdos más amenos (que no son tan amenos), como les decía, veníamos en el fábricas: Beto Nuñez, Cueto y otro que no recuerdo bien, al parecer era La Cocona y yo…Ibamos bromeando, haciendo alboroto y dando vueltas en el tubo de la parte posterior del camión que se usa como apoyo para bajar el pasaje, cuando cierta persona con barba de candado (que en esa época no era muy usual) de apariencia esbelta, alto y de vestir, se nos quedó mirando de fea manera y  nos llamó la atención…

              ¡BUITRES DEJÁRAMOS DE SER!, comenzó la discución. Nos hicimos de palabras y le echamos al Beto.

     Nuestro gallo de pelea era el trino (de san pedro) y amigo BETO NUÑEZ, que también tenía más o menos las mismas características del retador (alto y esbelto), solo que mas chavo (young)

     Al retador tal vez le caímos gordos (bad thing) o se sintió muy seguro por su apariencia, como decimos acá en mi tierra “mamado el pelao” ( strong man), porque nos la hizo de toz (fight), le cantó un tiro (challenge) a mi amigo…Este traía falseada(hurt) una mano, que la verdad no recuerdo cuál era, pero lo que si recuerdo es que la traía vendada por lo mismo.

    Al principio Beto; como que… no se sentía muy seguro de aceptar el reto; tal vez por su mano lastimada… por lo que hubo un momento que pensamos que nuestro gallo se estaba rajando (regret) y como era una persona respetada por los buitres por ser buen peleador y lider, tal vez  pensó ( creo yo), que no podía echarse para atrás y aceptó el combate.

    Nos bajamos enfrente del comedor (el antiguo)…que estaba a un lado del “Alemán”(dormitorio) .Era casí la hora de comer, por lo que había muchos buitres fuera del comedor…Se regó como polvora la dichosa pelea que estaba por acontecer, que en pocos segundos éramos un gran número de obsevadores.

     Como en las películas del oeste, los peleadores se pusieron frente a frente uno de otro y en guardia…El retador fue el primero en lanzar el primer golpe hacia el rostro de Beto… pero este lo esquivó con un movimiento rápido de la cabeza, pasando el puño cerrado del retador a un lado del rostro…El Beto en fracción de segundos contratacó con un certero golpe a la mandibula del retador, que lo mandó al suelo como si fuera un muñeco de juguete, quedando totalmente noqueado…Entró en shock y no sé de donde le salió mucha sangre, tal vez de la nariz o de la boca, por lo que de pronto me impresioné y llegué a pensar que tal vez mi amigo lo había matado.

   A pocos metros de ahí estaba el cuarto de enfermería y fue llevado de inmediato, para que minutos después nos dijeran que ya se encontraba bien el peleador, por lo que nos quitó un gran peso de encima (como si  tambien yo hubiera participado verdad ?)

            Como ya era hora de la comida, nos fuimos a comer… todo mundo estaba comentando sobre la pelea que acababa de suceder y la verdad a mi en lo personal se me había quitado el apetito por los hechos anteriores…

       Sentía un vacío en el estomago y nauseas por lo que me sorprendí del comentario del paisita, me refiero al tremendo “ GORDO ROBLEDO ”(+) diciendo con voz ronca:

      “PAISITA, QUE BIEN CAE (sabor)… UN APERITIVO ANTES DE COMER”

  Me le quedé mirando perplejo e incrédulo por sus palabras, porque yo sentía todo lo contrario, pero en fin, en este mundo hay de todo, aunque quiero decirles que tampoco era de extrañar dicho comentario, ya que el paisita Robledo era  gordo, feo, cacarizo, de voz ronca, parecía un marranito (pig)… pero  sobre todo muy simpático y carismático, que por cuálquier cosa que dijera, nos hacía reir, por lo que nos echamos la carcajada.

   Pero no terminó ahí todo  esta aventura, porque no pasó mucho tiempo, cuando escuchamos rumores que el retador era nada menos que un maestro académico nuevo…y para el colmo de nosotros y sobre todo para el Beto, este profesor nos iba a dar clases en un futuro…pero como siempre estos relatos son tipo telenovelas, los dejo picados (entusiasmados), porque  ya eso …es otra historia.

Historias de un Buitre de la Narro #13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *