Que empiece el degenere – Historias de un Buitre de la Narro

por Tomás «Tiger» Yong Wong

Estábamos pidiendo ride en el caballito*1 los siguientes buitres : Jorge Milan ,el Jipo Martinez (+), y yo.
Después de un pequeño lapso de levantar el dedo gordo por fin se detuvo un cochecito Volks-Wagen blanco, de esos que le llaman bochitos, algo pasado de moda o sea ya estaba viejito y su motor se escuchaba como rana nocturna en una noche de velada, en pocas palabras ya pasaba aceite su motorcito.
Corrió hacia el carrito y ahí no se que charlaron Jorge y la dama que lo conducía, cuando de pronto nos gritó:

-. Hey, ¡Vénganse raza!.(vengan amigos)

Salimos con gusto corriendo hacia el auto… y nos subimos.

Jorge adelante, con la señorita, el jipo y yo en la parte trasera.

La mujer que nos había levantado era un poco gordita pero no era fea y sobre todo que resaltaba a la vista un par de bubis grandísimas, porque traía una blusa algo escotada dejando a la vista sus encantos, pero toda su beldad se esfumó, al observar a la parte de sus pies…
¡TREMENDOS HUARACHES DE PLASTICO, DEL TIPO DE PATA DE GALLO! De esos que cuando zangolotean (de arriba hacia abajo) se escucha su caminar y se ven de muy mal gusto, en mi opinión muy personal…por lo que a mí, se me terminó el encanto.

La charla era amena, ibamos bromeando, platicando y a que nos dedicabamos… por lo que siempre con mucho orgullo decíamos, “SOMOS BUITRES DE LA NARRO” con mas razón mi amigo Jorge, que iba en la parte del asiento delantero a un lado de ella; la envidia sana nos corroía, sobre todo a mi amigo jipo.
Se podría decir que jorge llevaba el control de la dama, porque iba a risa abierta con ella.
Ya habíamos pasado el poblado de PAILA, que se encuentra a la mitad del recorrido de Saltillo-San Pedro, cuando la madre naturaleza envió sus primera gotas de agua…
Comenzó a llover de una manera pausada, mojando el parabrisas y bloqueando la visibilidad, por lo que no tardó mucho tiempo para que detuviera el volks.
-.Pero,.. ¿para que detenerse ?.-
Exactamente amigo lector, porque NO FUNCIONABA EL PARABRISAS DEL AUTO…O PEOR, NO TRAÍA, ya que recordarán que el auto, estaba viejito.
por lo que viene a mi mente un análisis express de esta dama…

¿Porque, arriezgarse a viajar en un carrito con fallas mécanicas y sobre todo con tres ¡PELADOS! (varones) que no conoce ?

¡PORQUE LA VIEJA ERA CHINGONA! —–_—— o muy tonta, aunque de tonta… no tenía nada (tiger´s eye)

Continuando.-

La dama detuvo el vehículo y limpió el parabrisas de una forma normal la primera vez, mientras nosotros la observavamos desde el vehículo sus dos tremendas bubis…
Seguimos con nuestro recorrido. pero como continuaba lloviendo, volvió a detenerse por segunda ocasión, pero ahora colocando sus par de tetas sobre el parabrisas, que al pegarse a este, las hacían lucir de una manera ¡FE-NO-ME NAL!…(fenómeno)
Tal vez la dama sintió nuestras miradas morbosas, porque lo repitió varias veces…
¡Coqueta! La chamaca..y como dijo alguien de mi pueblo : como para terminar de criarse el becerro.

El paisa Jipo, tal vez ya algo alborotado, me dijo:
LA VIEJA ESTA CALIENTE PAISA…Que empiece el degenere.
El semblante me cambió, pero no hubo sorpresa, porque esa era una frase muy conocida de Jipo. Además porque yo habré sido cachondo (caliente) pero no violador, por lo que le expresé en silencio para que no fuera escuchar la mujer y de manera inocente:
Paisa, calmese no comience con chingaderas…
Nos miramos maliciosamente, sonreímos y volvimos a la conversación…
Todo fue una broma,..Sobre todo cuando después de bajarnos en la cuchilla*2, Jorge nos hizo este comentario…que creen cabrones…Queeeeee?.

¡ QUE A LA MUJER LE APESTABAN LAS PATAS! …Hijole de la chingada, no andaba tan mal el pelao, cuando en un principio de esta historia, vi esas chanclas, han de recordar…¿verdad?

Se nos bajó de inmediato la calentura y comenzamos a reir…pero sobre todo uff:
El de sentírme aliviado, de no haber ido en la parte delantera del vehículo…Por lo que me sentí muy afortunado.
¡Que cosas tiene la vida verdad?, por eso nunca hay que quejarse, por lo que meditando les dejó esta moraleja y frase :

“ Nunca envidies a nadie… porque pienses que tiene ventaja y valorate a ti mismo…esa es tu mayor ventaja”.( tan tan tan tannnnnnnnnnnn).

*1.- Leer Historias de un buitre de la Narro #12.- El trailero maniáco.
*2.- Desviación que hacia el poniente va a la ciudad de Torreón y hacia el Sur a San Pedro..

Estas narraciones están dedicadas a los que ya no están con nosotros y me he permitido nombrarlos aquí con mucho cariño y respeto, me refiero a:
Jipo Martinez y al gordo ROBLEDO (historias de un ….#13)…Mi padre Dios los tenga en su gloria.

Con esto damos fin a la serie de Historias de un buitre de la Narro, esperando con el favor de Dios nos permita relatar mas aventuras de este servidor. Las fotos de las personas que aparecen en la #13 y 14 son de mis compañeros de generación o sea la tremenda 54 de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X