Leyendas Estudiantiles de Saltillo

Después de las 15:00 horas, ningún alumno debe esta en la Escuela Doctor Mariano Narváez, porque fantasmas vestidos de médicos y enfermeras los secuestran para matarlos en los laboratorios de la institución, así lo cuenta una leyenda.

Historias de muertos, sombras, fantasmas y sonidos inexplicables se relatan en los pasillos de las escuelas, dando así un toque místico a la actividad académica.

Corre el rumor de que en el tercer piso de la Ateneo Fuente se escucha la voz de una joven que se suicidó hace años, por ello, el acceso a este lugar se encuentra restringido.

“Dicen que se tiró del tercer piso, porque ahí no hay ventanas, se mató y es la que se aparece”, comentó Mayra Torres, alumna del tercer semestre en la preparatoria.

Marco Antonio Saucedo Gatica, director del Archivo del Ateneo Fuente, negó la posible existencia de un suicidio como el que se comenta por los pasillos de la preparatoria y que en el tercer piso se tiene la Sala de Arte de Artemio de Valle Arizpe.

“Está cerrada porque la tenemos en remodelación, son puras historias que los muchachos originan, pero aquí prácticamente no pasa nada”, recalcó.

Un caso parecido al de la Ateneo Fuente se cuenta que sucedió en el Tecnológico de Saltillo, donde, hace alrededor de dos décadas, se cayó un jóven del tercer piso del edificio principal y murió.

“Unos dicen que todavía se escucha que grita o camina por aquí, desde hace mucho se cuenta eso, desde que estudiaba aquí mi mamá, hace como unos 15 ó 20 años”, indicó Elena Narro García, estudiante del segundo semestre de Ingeniería en Materiales.

En Ciencias Químicas asustan, así lo comentaron dos ex alumnas que egresaron de la institución hace dos meses.
“En los laboratorios de Ingeniería Química, una vez, que alumnos se quedaron toda la noche, dejaron un jugo bien puesto sobre la mesa y de repente se cayó y además les apagaron las luces”, relató Merary Ontiveros López.

El susto se lo llevó su compañera, Eloisa Becerra Jiménez, en el laboratorio pues al momento de que ella comenzó a preguntar por Merary a sus demás compañeros, se abrió la puerta sorpresivamente “Todos esperábamos que ella fuera pero no era nadie, lo que nos asustó es que las puertas están muy duras hay que jalarles para que se abran”, detalló Eloisa Becerra Jiménez.

Años después de ser el Edificio Roberts, la Escuela de Bachilleres Doctor Mariano Narváez se convirtió en un hospital, a raíz de ésto, en la institución educativa se tejen historias de terror sobre ánimas que deambulan entre los pasillos y se adueñan del edificio por las noches.

En el salón 20, donde fuera el anfiteatro del nosocomio, se siente un frío que no se percibe en otras aulas, comentó la jefa de prefectos. Leticia Oyervides Vázquez, quien fue testigo de un hecho sobrenatural.

Mencionó que no creía en los fantasmas hasta que un día durante los cursos de verano que ofrece la escuela, vio a un joven de negro que se dirigía a un salón, ella trató de detenerlo, pero al alcanzarlo éste desapareció frente a una puerta cerrada.

Armando Martínez Fuentes, velador desde hace seis años de la preparatoria, comentó que de noche, en la escuela suceden muchas cosas extrañas.

“Cuando estoy viendo televisión se escuchan los pasos de las muchachas y ruidos como si estuvieran dando clases, pero uno ya no le toma importancia a eso”.

Declaró que a las 6:00 horas se escuchan quejidos, incluso, un día llegó a prenderse la grabadora de la cafetería, de repente. “Fue un 16, día del desfile yo fui hasta la cafetería y me encontré con la grabadora funcionando, que hasta después de media hora se apagó”.

Pilar Alday, secretaria académica de la Narváez, recordó que a sus hijas de 14 y diez años las asustaron en la preparatoria como a las 18:00 horas.

“Yo estaba trabajando en la oficina, me mandó hablar el director, las dejé solas, ya estaba oscuro, porque era invierno y después de media hora las encuentro afuera de la oficina asustadas”, explicó.

Las niñas le contaron que alguien les quiso abrir la puerta trasera de la oficina pues sintieron una fuerza que la empujaba, aún cuando en la escuela el personal había terminado sus labores.

Martín Alday, catedrático de la materia de Química, contó que hace como dos años, él y un grupo de alumnos fueron a la escuela a grabar un video sobre las cosas raras que ahí suceden.

“Venimos como a las 12:00 de la noche, a grabar, uno de ellos iba narrando, de repente una puerta se azotó, nos asustamos, pero lo único que alcanzamos a ver fue algo que flotaba de color negro, de hecho tenemos el video, donde se aprecia un tipo de neblina negra o tela delgada que vuela, nos asustamos mucho, después de eso decidimos irnos”.

Un indio irritila se apareció durante varios años en el estudio de televisión de Escuela de Ciencias de la Comunicación, asustando a generaciones de alumnos.

Hace más de seis años Alumnos de diferentes salones y en distintos momentos le platicaban a Aída Hernández, titular de la materia de Producciones Televisivas, sobre la aparición del hombre casi desnudo, que sucedía, entrada la tarde.

“Hubo incluso gente que no se quería quedar a editar en la tarde, por miedo a que se les apareciera el indio, me acuerdo mucho de lo del irritila, fue como una moda que empezó y pasó rápido, aunque duró años”, subrayó Hernández.

Fuente: Eduardo Santos

Leyendas Estudiantiles en Saltillo

 

X