La Noche que Lloré – Historias de un Buitre de la Narro

Era temprano, e iba a presentar un examen de química con el profe la pájara, estaba bajando del camión cuando, ¡JOVEN!

Si diga, contesté no muy nervioso, (ya que segun yo ya estaba algo curtido, pero realmente eso cambia cuando te toca personas que tienen problemas psicológicos dentro de su familia y es una forma cobarde de desquitarse con los demás).

Veterano.- ¡VENGA CAB..! ¿A donde va?.
T.Y.W.- Al   PRINCIPAL (edificio con aulas para estudiantes) Tengo un examen de química (la mayoría te hubiese soltado, pero este loco no).
Veterano.- ¿Cual examen ni que la ching………Vengase.

Sin más que sentir impotencia me llevo junto con otro compañero pelón que le decíamos el Alemán por ser guero y tener ojos de color.

Nos llevo al edificio de la COLORADA (dormitorio de internos). Y lo de siempre, comenzó a hacer preguntas.

¿De donde es ?…. contesté relajado; DE SAN PEDRO.

De pronto cambió su rostro, lanzándome una cachetada; sacándome de onda y me di cuenta que no podía ver a los TRINOS.

Enseguida nos puso a hacer la limpieza del dormitorio y llego el momento de tender las camas y me dijo:
Vet.- Pelón, quiero que las sabanas vayan tan restiradas, que una moneda se sostenga parada.

Presto, empecé a trabajar en el tendido de la litera con la mejor de mis intenciones.

Después de un rato, regresó y la empezó a revisar.
Vet. Me quiere ver  la cara pin… pelón.
T.Y.W.-Noooo… mire esta bien tendida.

De pronto sentí una bofetada peor que la primera, que me saco un par de  lágrimas de mis ojos, no tanto por el dolor, más bien por el ardor, el coraje, unido a la impotencia.
Vet. ¡VUELVALO HACER CAB….!

Inmediato me puse nuevamente a tender la cama, pero ahora si ya los nervios me ganaban, por lo que presuroso termine.

El veterano, inmediato la reviso; me echó una mirada llena de odio y me dijo:
Hijo de la ching…… lo esta haciendo de adrede….

Empezo a abofetearme con saña y coraje… para después, no se de donde saco un fuete para caballos, pero con varias correas, como los que usaban los romanos.

Lo que suecedió despues ya no soy capaz de contárselo(sería masoquismo) solo imagínenselo desde las 8.00 a.m. que nos agarraron,no nos soltaron hasta las 8.00 p.m. Con decirles que ya se iban a pelear otros veteranos con ellos por la ching… que nos estaban poniendo y solo eso hizo desistir a estos locos acomplejados que estaban desquitando todos sus traumas con uno.

Esa noche llegue a Saltillo a la casa donde estaba asistido y LLORE COMO UN NIÑO. Aunque mi padre me había dicho siempre, que los HOMBRES NO DEBEN LLORAR, esa noche no pude aplicar sus enseñanzas y fue LA NOCHE QUE LLORE.(algunos dirán que porque no deserté y lo iba hacer, pero mi padre me dijo que tenía que aguantarme como los hombres y gracias a mi padre me gradué)

Edificio de la Colorada( aqui con algunos amigos… ya era veterano el segundo de pie, de izq. a der.
Edificio de la Colorada( aqui con algunos amigos… ya era veterano el segundo de pie, de izq. a der.

2 comentarios de “La Noche que Lloré – Historias de un Buitre de la Narro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *