El Diablito, velocipedo del ferrocarril Coahuila-Zacatecas

Marco A. Gonzalez Galindo

En el Archivo Municipal de Saltillo se encuentra un simpático y bonito artefacto en muy buen estado, a pesar de tener más de 100 años; perteneció y dio servicio en el Ferrocarril Coahuila y Zacatecas. Se trata de un velocípedo que es un artefacto impulsado por sus pasajeros, a través de una palanca de balancín con una mancera doble y estribos que permiten que sean accionadas por dos personas; se conecta a una biela, convirtiendo el movimiento lineal en circular, ya que impulsa a un engrane y éste, a su vez, a un engrane reductor conectado a la rueda. El impulso así obtenido permite el desplazamiento de este singular vehículo sobre las vías del ferrocarril.

Tiene una palanca al lado derecho del operador, que acciona el freno. Su construcción es muy simple. Cuenta con tres asientos para los respectivos operarios y artefactos adicionales como los estribos. Sobresalen las manceras para levantar al ligero vehículo permitiendo quitar o poner al velocípedo sobre las vías.

Su bastidor es de recia madera, muy bien terminada; le falta la plataforma para la herramienta, aunque es posible que las partes como el bastidor, la rueda y la plataforma se encuentren en las bodegas del Archivo.

Estos vehículos se utilizaban para inspección y mantenimiento de las vías férreas y de líneas telegráficas; en algunas ocasiones, para el traslado de personal. No recorrían grandes distancias ya que, aunque eran ligeros, a la larga eran de operación cansada, por requerirse un gran esfuerzo para efectuar su desplazamiento.

Gracias a su bajo peso y pequeño tamaño, se pueden poner dentro y fuera de las vías rápidamente y sin dificultad, para permitir el paso de los trenes.

Publicado enDestacado, Historias de Saltillo

Artículos Relacionados