Antonio Martinez Rodríguez “La Bola”

Qué tal, estimados amigos, con el gusto de siempre los saludo. El personaje del que hoy hablaremos es un hombre que vive sus días sobre el corazón de nuestra querida ciudad y que diariamente siente el pulso de sus latidos, es un hombre inmensamente rico, pero rico en anécdotas e historias que suceden en el acontecer del Centro de nuestra localidad, me refiero Antonio Martínez Rodríguez, mejor conocido por todo Saltillo como, “Toño, la Bola”.

¡Imagínese usted! de qué no ha sido testigo este personaje, pues de sus 79 años de edad, tiene 58 de ellos trabajando como voceador en la misma esquina, en las calles de Victoria y Padre Flores, sí precisamente ahí, a un lado de la parroquia de San Esteban, de donde recuerda haber entablado una buena amistad con los presbíteros de épocas anteriores, como es el caso de los párrocos ya fallecidos Alfonso Aguilera y de Antonio Mendoza de Barragán, recordado por sus fieles como el padre Toño, y a quien recuerda como un hombre sumamente modesto y sencillo en su trato.

Nuestro personaje es voceador desde siempre, aunque también tuvo otras actividades, pues se alistó en las fuerzas de la Marina cuando joven, pero fue más fuerte su amor por Saltillo que por el de los mares, por lo que regresó a continuar con su antiguo oficio de voceador.

El mote de “la bola” se lo debe a su hermano mayor de nombre Jesús y quien siendo muy pequeño recibió un golpe cerca de uno de sus ojos, originando que se le hiciera una protuberancia y que sus compañeros de escuela hicieran mofa de esto, lo que ocasionó que al resto de sus hermanos se les conociera por este apodo.

La mayor riqueza de nuestro personaje, radica en la gratitud por las personas y el cariño que de ellas tiene, la edificación del prestigio forjado a base del hábito por el trabajo y la honestidad como un valor preponderante, padre de 10 hijos a quienes les brindó una educación basada en la buena conducta.

De sus vecinos comerciantes recuerda a muchos con aprecio como es el caso del señor Javier Cruz, del señor Maltos el de los materiales, o de don Daniel Gallegos el de la Tintorería “Majestic” así también al señor Canavati del negocio de Telas y vestidos o a su tocayo esposo de la señora Marina que tenía muchas mascotas caninas y que vendían de todo, recuerda también aquel famoso tránsito incorruptible, Manuel Corpus, así como a muchos personajes más, de nuestra ciudad.

Su trabajo de voceador se lo debe a su hermano mayor de nombre Jesús, que es quien le brinda la oportunidad de compartir este hermoso oficio, como él mismo lo refiere. Ganarse honradamente la vida y el sustento para su familia uno de sus máximos orgullos.

El año de 1954 era una época difícil para él ya que no tenía trabajo, por lo que el destino lo ubica en ese oficio y en ese lugar para bien de muchos voceadores de nuestra ciudad, ya que con el tiempo toma las riendas del sindicato buscando siempre los mejores beneficios para sus compañeros expendedores de periódicos.

Actualmente su jornada comienza con la salida del Sol y desde muy temprano da inicio su rutina diaria, apilando periódicos a la vista de sus clientes, el recuerda que en algún tiempo se competía la venta, pues había diarios como El Sol del Norte que dirigía el señor Antonio Estrada Salazar, El Independiente que también comandó el señor Estrada, El Progreso del señor Carolino Delgado, de esos algunos ya desaparecieron, sin embargo, llegó el Periódico VANGUARDIA y prácticamente revolucionó el estilo de cómo hacer la prensa nueva y sobre todo, el de dar un trato diferente para quienes nos dedicamos a este noble oficio de voceador.

Frases que el utiliza, es la que el respeto se gana con respeto, por lo que sus clientes tienen una buena imagen de su persona, esto por el trato que siempre les brinda a sus compradores, además de que su memoria le alcanza lo suficiente para llamar a muchos de ellos por su nombre.

“La Bola” ha sido testigo del crecimiento de nuestra ciudad de la que añora su calma y su buen clima, sin duda alguna que este personaje es parte de nuestra cultura urbana, quien se considera bendecido por la vida, al haberle concedido el profundo amor que siente por su esposa y por sus hijos, y como él dice, “mientras el motor jale y hasta que el cuerpo aguante, ahí seguiremos”.

antonio martinez la bolaSu trayectoria le ha merecido ser reconocido por autoridades gubernamentales para realizar un libro sobre su vida.

Por todo esto amigos, honor a quien honor merece reconocemos a este personaje de nuestra ciudad, como un referente ejemplar del esfuerzo, Antonio Martínez Rodríguez, “La Bola”.

Mientras el motor jale y hasta que el cuerpo aguante, ahí seguiremos”.
Antonio Martínez Rodríguez, “La Bola”.

Un comentario de “Antonio Martinez Rodríguez “La Bola”

  1. Pingback: Personajes y Grupos Destacados de Saltillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *