Antiguos nombres de calles y callejones de Saltillo

por Ariel Gutiérrez

Identificar los espacios públicos, como sus arterias viales, ha sido el resultado de aficiones y situaciones políticas

En la Villa de Santiago del Saltillo y el pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala, la religión católica regía en muchos o en casi todos los aspectos.

Los nombres de las antiguas calles con personajes o edificios de la Iglesia católica, fue por el establecimiento de templos, conventos, escuelas, panteones, de ahí que algunas calles y plazas deban su nombres. No fue algo deliberado, simplemente el pópulo empezó a llamar las calles en referencia por el lugar donde se encontraban, así las arterias adquirieron aquellos apelativos que se arraigaron por años.

Durante el periodo de las Leyes de Reforma, los gobiernos “laicos” desaparecieron los nombres de calles de santos y temas religiosos. Las ideas liberales se pusieron en práctica y cambiaron todo aquello que tuviera que ver con la Iglesia.

Que mejor que nombrar las calles para honrar a los héroes y personajes de la Independencia, la Reforma e Intervención Francesa.

Resultaba común que la misma calle cambiara de nombre en cada cuadra. Vean nombres que llevaron las actuales calles de nuestra ciudad en la tabla de arriba a un lado de la foto.

CON CULTURA NÁHUATL

Curiosa situación fue que en la Villa de Santiago del Saltillo se nombrara a una calle Tacuba, significa lugar donde hay varas, se la llamó así al penúltimo tramo de la calle de Juárez. En el lado poniente de la ciudad predominaron los nombres de calles en náhuatl, por haber existido ahí el antiguo pueblo de San Esteban. En la segunda tabla se pueden ver algunas calles con ecos aztecas.

Hermosos nombres de calles nos dejaron de herencia los tlaxcaltecas, esperemos que no cambien y por qué no, que pudieren regresar algunos de los viejos nombres, ya que hay calles importantes con nombres de personas que aún viven y sin mérito alguno. Muchas calles fueron nombradas arbitrariamente, sin consenso, por decisiones unilaterales que obedecían a compromisos políticos.

El desvanecimiento de la historia oficial ha hecho que Álvaro Obregón sea visto hoy como un despiadado criminal. Bueno sería regresar el antiguo nombre de Nezahualcóyotl en la parte norte y de Victoria hacia el sur con el antiguo nombre de Las Maravillas.