En esta ocasión te platico del suceso vergonzoso y nada respetable que sucedió en mayo del ya lejano año de 1792 en esta hermosa ciudad, cuando aún se llamaba la Villa de Santiago del Saltillo.

El día 30 de ese mes don Antonio Lizarraráz se presentó ante la autoridad, muy compungido y preocupado, para denunciar al cobarde de su yerno, quien se llamaba Ignacio Gómez, sujeto que maltrataba, vejaba y guanteaba a Francisca, hija de don Antonio y esposa de Ignacio.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X