Cofradúo

0
45

Que tal estimados amigos, con el gusto de volver a saludarlos, hoy les comentaré una historia de dos personajes a la vez, y digo una historia, porque los dos recorrieron un mismo camino para llegar a consolidar una marca en la música popular de nuestra ciudad.

Los saltillenses que son asiduos visitantes de restaurantes, bares y café cantantes, deberán saber a quienes me refiero. Su comienzo se da por un mismo gusto, el arte de cantar, mismo que posteriormente afianzan como una forma de vida, que con el correr del tiempo les dará muchas satisfacciones.

Su nombre artístico: “Cofraduo”, membrete inspirado en una canción de Joaquín Sabina que se compone de la palabra cofradía o hermandad y dúo, que obviamente significa dos. Me refiero a Fernando y Carlos López Esquivel.

Desde muy pequeños se van formando con éste mismo destino, ya que su padre de alguna manera les influye el amor por la música, pues en su juventud estuvo muy ligado a este medio por el hecho de haber sido integrante y primer presentador de la Rondalla del Ateneo Fuente.cofraduo-300x300

Fernando y Charly aparte de ser hermanos son grandes amigos. Su trayectoria escolar desde párvulos fue siempre en los mismos planteles, tanto el kínder como la primaria en la Miguel López, luego secundaria, en la Margarita Maza de Juárez, siendo hasta la preparatoria que toman diferentes rumbos escolares, sin dejar a un lado su gran pasión por la música, característica que siempre los ha unido.

Este dúo se crea en el año 2000 cuando Charly, el hermano menor que en ese entonces formaba parte del grupo Tierra Negra, buscaba alternar sus estudios con la diversión de tocar.

Mientras tanto, Fernando se dedicaba a pintar cuadros y terminar su carrera profesional. Su foro de expresión artística era en la Peña Santa Lucía, ya que ahí lograba la venta de algunas pinturas que le realizaba a los artistas que se presentaban u otros cantantes famosos de ese momento.

Fue entonces que, aprovechando el contacto con el dueño de ese restaurante, Fernando consigue una audición al grupo de su hermano, con resultados poco favorables, lo que lo motiva a unírseles y formar un cuarteto.

Entre ensayos y tocar puertas, encuentran eco en un bar restaurant del centro de la ciudad, lugar de gratos recuerdos para estos artistas, ya que es la plataforma donde empiezan a darse a conocer.

El dueño les ofrece comprar lo necesario en cuestión de audio para que ellos se pudieran presentar en forma, como quien dice “se la juegan” por amor al arte, ya que su ganancia era la cena y la oportunidad de aprovechar el foro, así que a sobrevivir y a echar a volar los sueños.

Nueve meses permanecen ahí, tocando música y picando piedra, hasta que deciden emigrar en busca de otros foros que les permitieran obtener más contratos que los proyectaran.

Desafortunadamente el grupo decide partirse de común acuerdo por diferentes intereses artísticos, lo que hace que busquen el remplazo de suscompañeros, logrando sumarun nuevo integrante de nombre Javier Esquivel, quien actualmente conforma el Dúo Soneto.

Permanecen por un tiempo regular como un trio llamado “De Trova”, pero debido a que este tercer integrante se ve forzado a continuar sus estudios, se quedan solos de nueva cuenta.

El destino ya les estaba preparando un nuevo rumbo, poco a poco y como los buenos guisos, se estaba cocinando el nacimiento de uno de los conceptos más escuchados en nuestra ciudad: Cofraduo.

Es así que ambos hermanos deciden ‘jugársela’ como un dueto y a preparase a conciencia, cultivar todo el repertorio que le fuera posible para tratar de cautivar a un nuevo publico bajo este formato. Su primera experiencia con este concepto, fue la de abrir un concierto del cantautor nicaragüense Hernaldo Zuñiga.

Poco a poco y arando brecha, se van abriendo camino este par de músicos liricos, donde lo interesante de su historia es que están conformados como artistas independientes, es decir que no cuentan ni con manejador, ni disquera, ni marca.

Actualmente se dedican a trabajar de lunes a domingo en diferentes sitios muy reconocidos, entre ellos; Poor la France, La Frida, El Papalote y La Cipolla, lugares en donde hacen la delicia de los comensales al escuchar sus interpretaciones.

Ellos aparte de ser músicos, han logrado concluir una carrera profesional, Fernando Licenciatura en diseño gráfico además de Artes Plásticas, y Charly Ingeniero en Audio, profesiones que les ayuda a ambos para expandir su trayectoria artística, en el diseño de imagen de sus discos, y la grabación de una docena de su material discográfico.

De sus materiales destaca el titulado “Dame una Canción”, grabado en vivo, el cual tiene dos discos, uno de audio y otro en video, cuya peculiaridad es apartarse de los cover y presentar temas inéditos de la autoría de ambos músicos y canmtantes, lo cual representa un distintivo importante.

Ambos hermanos están casados y cada uno tiene una hijita. Han intentado entrar a los concursos televisivos, sin encontrar eco aun, ellos  pero consideran que su querido Saltillo los ha tratado tan bien, que mejor se quedan así, hasta cuando surja la chispa y éste grupo llegue al gusto de público nacional.

Por todo eso, amigos, honor a quien honor merece; reconocemos a estos personajes de nuestra ciudad, como un referente, de que, hacer lo que más te gusta, es vivir a plenitud.